“Cuéntame que necesitas y te diré que lo puedo hacer”

Paradigma 6: Los viejos no pueden realizar nuevas actividades laborales.

Claramente no hay dos sin tres. Y definitivamente, Netflix debería patrocinar mi blog. Con este van tres entradas inspiradas por series o películas que veo en esta plataforma. Claro que os pensaréis que no hago otra cosa en mi tiempo libre que ver “Netflix”. Y no vais muy desencaminados, poco más puedo hacer en este Mundo cerrado.

Volviendo a lo que nos ocupa en este espacio, acabar con los paradigmas que nos encasillan por la edad, “El agente topo” (todos los datos del documental, que acaba pareciendo una película de ficción, están en el cartel de promoción del mismo incluido en este blog) no rompe con uno, rompe con varios, si bien, por espacio y tiempo de los lectores, me voy a centrar en la motivación y poco más que enunciando los otros.

El primer paradigma que rompimos (con datos) en este espacio abordaba la dificultad que el “adulto mayor” tiene para aprender cosas nuevas y, prolongando esta idea, por lo tanto, de desarrollar nuevos puestos en el mundo corporativo que requieran nuevas habilidades o competencias.

Pues lejos de este paradigma, nuestro querido Sergio Chamy (el protagonista de la historia) lo supera, ya que se convierte en un agente encubierto con gadgets como un moderno teléfono móvil, un esfero con cámara oculta y usando palabras en clave.  Ya quisiera James Bond 007 estar a su altura.

También, hemos derribado en este espacio la barrera del amor “a cierta edad” con la entrada del mes de marzo. Es entrañable ver como Sergio va cautivando corazones en esta residencia con más presencia de mujeres que de hombres (recordemos que las mujeres contamos con mayor esperanza de vida). Con Sergio llega un “aire fresco”, una razón para despertarse en las mañanas, una posible solución a la soledad.

Sin embargo, me quiero centrar en el paradigma de la baja motivación o falta de propósito para vivir cuando se sobrepasa cierta edad, como Sergio, con 73 años y recién enviudado. El nos demuestra con su “actuar” la seriedad con la que recibe el encargo, el compromiso con que lo realiza y los resultados que obtiene. Porque motivación y acción van de la mano, con compromiso y la voluntad necesaria para realizar el encargo que le han solicitado. Como dice mi colega Ángela Gorostizu y coautora del libro “#recuperandoeltalentoinvisible” (Madrid, 2018) donde presenta los datos de una encuesta realizada a profesionales mayores de 18 años sobre lo que les motiva en su puesto de trabajo:

“Desde la perspectiva del modelo de Herzberg1 se puede concluir que la motivación individual no cambia mucho con el paso del tiempo, lo que si cambia es lo que motiva a cada generación, según esta encuesta.

Los seniors son los que más valoran el logro, junto con el valor en si mismo, la promoción y las relaciones interpersonales. Con el paso del tiempo sigue aumentando el logro como motivador. Así que son candidatos seleccionables porque están motivados intrínsecamente”.

Porque como manifestamos en SERPERENNIAL, la motivación no es un tema de la edad, si no de la actitud hacia la empresa que nos proponemos a lo largo de nuestra vida. Como nos muestra Sergio, “si queremos podemos”.

Más allá de estos paradigmas y con una mirada más amplia, os invito a ver esta cinta documental que impacta por su sinceridad sobre el trato que reciben los mayores. Es IMPERDIBLE.

1 Modelo de Herzberg: Esta teoría fue una evolución de la pirámide de necesidades de Maslow. Fue creada por Frederick Herzberg en los años 60’s, y se basa en la clasificación de las necesidades básicas en un grupo al que llamó factores de mantenimiento, y esta categoría incluye las necesidades básicas, de seguridad y sociales de la teoría de Maslow.

La siguiente categoría la llamó factores de motivación, los cuales incluyen las necesidades de estima y de auto realización.

La teoría bifactorial sostiene que la motivación de una persona proviene de factores de motivación (intrínsecos), y no de mantenimiento (extrínsecos).

Los factores de motivación intrínsecos se llaman así porque provienen del interior de la persona y se alimenta continuamente con la propia actividad productiva. Estos factores son los que se aprovechan para motivación debido a que se desarrollan durante el ejercicio de la actividad por sí misma, y no dependen de elementos de motivación externos.

Los factores de mantenimiento son extrínsecos porque dependen de elementos externos al trabajador. Estos factores no sirven para motivar al trabajador, sino simplemente para evitar que esté insatisfecho con alguna condición laboral específica, tal como seguros médicos, sueldo, etc. Cuando se satisface la necesidad, el sujeto deja de estar insatisfecho, pero no es que esté motivado, porque al poco tiempo se acostumbrará al nuevo beneficio y de hecho paulatinamente volverá a estar insatisfecho.

Publicado por soyperennial

Desde la óptica de la edad, una visión “perennial” contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas de 45+, así como a tomar en consideración, establecer, y mejorar las políticas públicas de una Colombia inclusiva, en donde la edad sea solo un número.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: