Sí, soy mayor, muy mayor, aún así, mi corazón sigue abierto al amor

Por:

Inma Aragón: Rompiendo paradigmas de la edad y más.

SIN PARADIGMAS SE VIVE MEJOR

Paradigma 5: A partir de cierta edad no se pueden comenzar nuevas relaciones sexo afectivas.

Como si del juego de la oca se tratara, “de oca a oca y tiro porque me toca”, voy “de película en película y rompo paradigmas porque me toca”.

Y si, para los lectores y las lectoras de Colombia, también este blog va de “tirar”.

En mi blog pasado me referí a Recursos Inhumanos (serie corta o película larga), en este traigo Nosotros en la noche, ambas en Netflix (2017). Parece que esté siendo patrocinada por ellos. Por cierto, que no me importaría.

La película, para mi mal descrita como drama romántico, me parece más interesante catalogarla como relaciones afectivas en la vejez (llamemos a las cosas por su nombre), trata sobre Louis Waters y Addie Moore, un viudo y una viuda que han sido vecinos durante años, y cuentan con más de 70 años ambos. Encarnados por los fantásticos Robert Redford y Jane Fonda, respectivamente. La película es una adaptación de la novela escrita por Kent Haruf.

Addie Moore llama a la puerta de Louis Waters una noche, para hacerle una proposición, quizá también la podemos tachar de indecente (en este caso se la hacen al guapo de Reford, no al revés), Addie con más naturalidad que pena (vergüenza para mis españoles de España) le pide que si aceptaría compartir las noches con ella, en su casa, en su habitación y en su cama. Louis, un hombre más bien silencioso y de justa expresividad, la mira y le dice que se lo pensará. Y no sigo contando, para no desvelar (o spoilear, nuevo verbo que en breve estará en el diccionario de la RAE) en qué acaba tamaña petición.

Realmente, con esta película se rompen dos paradigmas: el primero, que no solo los hombres proponen relaciones y, el segundo, que además podemos ennoviarnos, emparejarnos, casarnos, unirnos, pónganle el verbo que contenga una connotación sexo afectiva que quieran, a cualquier edad. Porque como diría mi madre, he tardado mucho en mencionarla en mis blogs, “mientras hay vida hay esperanza”.

Además, para que siga habiendo vida, tiene que haber buenas relaciones, de todo tipo, no solo las sexo afectivas, las familiares, las filiales, las fraternales, también. Porque, finalmente, de lo que trata Nosotros en la noche es de la soledad del anciano. Y esta soledad, también tiene género, según un estudio de Estados Unidos, las mujeres representan el 59% de las personas mayores de setenta y cinco años, y el 76% de las personas que viven solas, más de tres cuartas partes1. Me arriesgo a decir que en el resto del Mundo no es muy distinto este dato.

Por qué digo que tiene que seguir habiendo buenas relaciones, porque los estudios que se han hecho sobre la soledad concluyen de esta manera:

“Las buenas relaciones nos mantienen más felices y saludables. Punto. Las conexiones sociales nos hacen bien y la soledad mata”

Palabras de Robert J.Waldinger, psiquiatra estadounidense y profesor de la Facultad de Medicina de Harvard. Es conocido por una charla TED2 sobre sus hallazgos del Grant Study, un estudio longitudinal sobre la felicidad de los adultos que se basa en Harvard y ha estado funcionando continuamente desde 1938 3. Una de sus conclusiones es que las personas que se sienten solas sienten un dolor tan fuerte como si recibieras una patada en la boca del estómago, la soledad puede llevar a lo que los psicólogos llaman el “apagón social”.

Que conste que si yo tuviera de vecino a Robert Redford también le haría la misma proposición, incluso de partida, un poco más indecente. Bueno, esta parte la dejaré para otro blog y así no hago “spoiler”.

Un aplauso a Addie Moore, por su valentía femenina. Sirva esto como reconocimiento a la mujer en este mes de marzo (y todos los demás).

1 http://genderedinnovations.stanford.edu/case-studies/robots.html#tabs-2

2 https://www.youtube.com/watch?v=ZPYNXUiUHkE

3 El Gran Estudio, con cerca de 83 años con actividad, aborda la evolución de los adultos en salud y bienestar mental, con una muestra panelizada de 724 estadounidenses de más de 80 años, tiene como cuarto director a Robert J. Waldinger desde el 2005.

Publicado por soyperennial

Desde la óptica de la edad, una visión “perennial” contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas de 45+, así como a tomar en consideración, establecer, y mejorar las políticas públicas de una Colombia inclusiva, en donde la edad sea solo un número.

Un comentario en “Sí, soy mayor, muy mayor, aún así, mi corazón sigue abierto al amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: