No es la edad, son las circunstancias. Sin paradigmas se vive mejor.

Paradigma 4: El carácter se “agria” con la edad.

Estamos de regreso, después de unas vacaciones largas, merecidas y necesarias por la “fatiga de la pandemia”, termino que han acuñado los expertos en salud, principalmente los de salud mental. Y que va a acompañarnos los próximos dos años, al menos. Mucho trabajo para los terapeutas de salud mental.

Y regresamos con las baterías cargadas al 100% para continuar rompiendo paradigmas. En este caso sobre carácter y edad. Para entender sobre el paradigma de que el carácter cambia “a mal” con la edad, os invito a ver la miniserie de Netflix, Recursos Inhumanos, francesa de origen, en la que se muestra como el protagonista, precisamente un profesional de recursos humanos, pierde su trabajo por “mayor”. Con cada episodio se va viendo la gran transformación de Alain Delambre, nombre del protagonista, tanto a nivel físico (como se puede observar en las fotos que acompañan este escrito, la de la izquierda es su aspecto más reciente) como de carácter.

Si bien la serie aborda muchos temas, como deterioro de las relaciones afectivas, a nivel pareja, familiar y fraternal, muestra también el deterioro de las posesiones, como el apartamento familiar, por ejemplo. Me quiero centrar en la transformación del carácter de Delambre. El primer capítulo ya nos muestra un personaje herido, con rabia, que se va transformando en ira, mas como enuncio en la resolución del paradigma, no es la edad, son las circunstancias lo que lleva a Delambre a volverse un “amargado”, incluso violento. La pérdida de su trabajo como profesional de recursos humanos, se intuye que bien pagado, le lleva a aceptar trabajos de baja cualificación y peor remuneración, lo que acarrea el deterioro de su entorno a nivel general. Por lo tanto, no es una cuestión de edad, es un tema de las circunstancias que nos rodean y que, en muchas ocasiones, no tenemos las competencias y habilidades para “torearlas”, como diría un español, es decir, para aceptarlas y con ello manejarlas. Escrito está por los expertos en felicidad y por lo tanto buen carácter, el estado de ánimo se explica por la aceptación de lo que nos rodea y toca vivir.

Hay estudios que muestran como con el envejecimiento llega una época de felicidad, certidumbre y tranquilidad, no por la edad, si no por el sentido de la vida, una vida que se aprecia como plena, completa y que merece y ha merecido ser vivida.

Estoy muy pendiente de la decisión de Netflix sobre si habrá segunda temporada, ya que Recursos Inhumanos aborda otros muchos aspectos que dan para muchos capítulos, blogs y conversaciones, como la ética de las compañías, la deshumanización de la sociedad, la pobreza oculta en el mal llamado Primer Mundo, etc. Si con esto les he despertado curiosidad, no dejen de verla y leer el artículo que les comparto AQUí

Para cerrar, parafraseo a mi compatriota José Ortega y Gasset, “soy yo y mis circunstancias”. Aceptarlas depende de nosotr@s.

Un texto de

Inma Aragón

Socióloga y facilitadora. Previene el edadismo con enfoque de género.

Publicado por soyperennial

Desde la óptica de la edad, una visión “perennial” contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas de 45+, así como a tomar en consideración, establecer, y mejorar las políticas públicas de una Colombia inclusiva, en donde la edad sea solo un número.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: